Que el verano no te pare. Julio y agosto, meses de grandes oportunidades

Que el verano no te pare. Julio y agosto, meses de grandes oportunidades
27 junio, 2018 Betterplace
In Tips
Verano, época de oportunidades.

Entramos en el verano: ese periodo del año en el que la actividad del sector inmobiliario disminuye. Julio y agosto suelen ser meses relativamente tranquilos en los que pesa más el descanso que la toma de decisiones. Pero, aunque no todos lo sepan, existen oportunidades ligadas a la estacionalidad de esta época que no conviene dejar pasar. Descubre con Betterplace cómo mantener el motor funcionando a toda máquina (también cuando el calor aprieta).

Es oficial: estamos en verano. Los termómetros se han disparado, las vacaciones asoman a la vuelta de la esquina y el ritmo, frenético a lo largo de estos últimos meses, amenaza con ralentizarse. El mes de agosto es tradicionalmente tranquilo en el sector inmobiliario y julio, como buen predecesor, empieza a bajar revoluciones. Cuando el descanso es prioridad parece difícil que vendedores y compradores se lancen a tomar decisiones tan significativas. Sin embargo, hay maneras de incentivar la actividad para que los agentes, lejos de rendirse a esta impuesta tradición,conviertan el verano en una estación fértil en la que prospectar, captar ¡y vender!

El verano es un mes interesante para centrar esfuerzos en el alquiler.

Lánzate a por el alquiler. Si bien para muchos estos meses son sinónimo de desconexión, para otros son época de cambios. De esta manera, agosto suele ser el mes de tránsito por excelencia, donde muchos inquilinos dejan sus pisos y otros buscan dónde instalarse. Los estudiantes universitarios representan el mejor ejemplo de esta migración estacional que tan provechosa puede resultar para las inmobiliarias. ¿Un consejo? Identifica las zonas de tu municipio o ciudad donde viven más estudiantes. Los alrededores del campus o zonas céntricas y jóvenes suelen congregar a la gran mayoría de este sector de población en cuyas idas y venidas puedes encontrar buenas oportunidades. Aumenta tus esfuerzos de captación en el alquiler y verás cómo no solo no tardas en hacerte con una buena cartera de inmuebles sino que, además, le das una rápida salida dirigiéndote al mismo tipo de público.

Impulsa las tardes. En esta época, gran parte de tu potencial clientela estará disfrutando del horario de verano o la jornada reducida. Esto le permite destinar más tiempo a las cuestiones que durante otros momentos del año le resulta más complicado abordar por las limitaciones laborales. Por ello, aprovecha y fortalece tanto tu equipo como tu actividad comercial a partir de las 15 horas, que es cuando suelen esos posibles vendedores y compradores suelen salir del trabajo con tiempo y la mente activa.

Dentro del alquiler, el vacacional es especialmente interesante durante los meses de verano.

El uso vacacional, protagonista. 2016 fue el primer año en el que las plazas en viviendas turísticas superaron a las plazas hoteleras en los principales núcleos urbanos, según un estudio presentado por Exeltur. Ese año, en concreto, se registraron 362.493 plazas en pisos turísticos en 22 ciudades españolas. Siendo así, parece obvio que los inmuebles de uso vacacional son una oportunidad hacia la que enfocarse, especialmente en estas fechas. Para responder a esta demanda creciente —el uso e impacto económico del alquiler vacacional aumentó un 25% en los últimos dos años—, es interesante potenciar el uso extraordinario de los inmuebles de este tipo. No lo pierdas de vista y encuentra en este modelo una fuente de ingresos menos cuantiosa pero altamente recurrente.

Previsión para estar siempre cubierto. Aunque te enfrentes a unos meses más tranquilos, también es el momento en la que el personal disfruta de sus merecidas vacaciones. Por ello conviene no bajar la guardia y estar preparado para que el volumen de trabajo siempre pueda ser asumido sin que la calidad del mismo se vea comprometida. Para hacerlo organiza minuciosamente las vacaciones del equipo de manera que todas las funciones estén cubiertas en todo momento y, si lo consideras necesario, cuenta con profesionales que de forma temporal puedan apoyar reemplazando a los trabajadores fijos.

En verano organiza correctamente al equipo para que el trabajo siempre esté cubierto.

Atento a los picos de interés. Quizá julio y agosto no sean meses de toma de grandes decisiones pero sí son momentos en los que se tantea el mercado y se planifica. Los compradores aprovechan el tiempo libre no solo para broncearse sino también, en caso de que planeen un cambio de residencia, para estudiar las opciones del mercado, comparar precios y hacer consultas. De manera que, aunque no cierres grandes acuerdos de compraventa en la temporada estival, seguramente sí recibas un sinfín de solicitudes que tendrás que gestionar, atender y valorar.

Planifica y toma decisiones. Lo habitual es que durante los periodos más adrenalínicos del año, el día a día nos consuma y las horas de la jornada parezcan pocas para asumir todas las tareas que se acumulan. Por esta razón, es interesante encontrar en este valle, en lo que a volumen de trabajo se refiere, la oportunidad para analizar cuestiones en las que durante el resto del año no hemos podido ni tan siquiera reparar. Esto incluye: nuevas mecánicas de trabajo, herramientas tecnológicas, organización interna y dinámicas de equipo, etc… Cuestiones menos ligadas al negocio y más a la productividad que, sin embargo, si las resuelves con interés y dedicación, verás cómo se traducen en un aumento de tus beneficios.

Aprovecha el verano para tomar las decisiones que no tienes tiempo de tomar habitualmente.

Betterplace, al acompañar al profesional inmobiliario a lo largo de todo el proceso de captación —acceso a la oferta inmobiliaria de su zona, información de tipo estadístico, valoración de inmuebles y la generación de informes personalizados—, supone un significativo pilar en el que apoyarse durante estos meses de verano. Permite enfocar el trabajo y optimizarlo para que los ratios no se vean mermados a causa de la falta de actividad. Además, ¿qué mejor momento para probar la herramienta que ahora? Solicita tu demo y ¡feliz verano!