Un paso hacia la internacionalización

Un paso hacia la internacionalización
Betterplace

El objetivo de cualquier proyecto de internacionalización es comercializar los servicios o productos de una empresa fuera del país donde esta se gestó, replicando un modelo que ya está testado y funciona. Pero cada mercado tiene sus particularidades y dar el salto a uno nuevo sin conocer en profundidad sus características y comportamiento puede resultar aventurado. Para estudiar este proceso, analizando las oportunidades pero también los riesgos, nos apoyamos en el IDEPA y el FEDER que nos concedieron una ayuda dirigida a estos fines.

Si la estrategia de Betterplace, a nivel nacional, pasa por comercializar su herramienta en diferentes sectores —el inmobiliario, principalmente, pero también la banca, las franquicias y las administraciones públicas—, en el momento en el que barajamos la posibilidad de dar el salto al mercado internacional lo hicimos con estas mismas industrias en mente. Por ello, con el objetivo de replicar una estrategia exitosa, confiamos en el Gobierno del Principado de Asturias a través del IDEPA y en la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, que nos brindaron la oportunidad de comenzar a explorar esta ambiciosa posibilidad.

La particularidad de sectores emergentes como el fintech o el proptech, es, precisamente, su naturaleza global. Pero esta globalidad no es, ni mucho menos, garantía de éxito. Y es que estas industrias son, al mismo tiempo, muy volátiles. Crecen y se transforman de manera rápida. Exigen información, conocimiento y una gran capacidad de reacción. Para Betterplace, como empresa, lo fundamental era identificar en qué países tiene mayor cabida el proyecto —tanto a nivel Europa como Latinoamérica—, y detectar los lugares, eventos o contextos gracias a los que comenzar a tejer redes fuera de España.