Septiembre y sus nuevos (viejos) propósitos

Septiembre y sus nuevos (viejos) propósitos
5 septiembre, 2018 Betterplace
In Casos
Septiembre, volver a empezar

Volver a empezar es más que una película. Es el lema de septiembre. Un mes que, como si fuera un segundo comienzo de año, ofrece la ocasión de recuperar propósitos, reenfocar el rumbo y, en definitiva, hacerlo todo un poco mejor. Te contamos cómo.

Dicen que el 65% de los españoles sufre depresión posvacacional. Ya sabes, ese mix que combina frustración, ansiedad, mal humor y dificultad de adaptación. Para evitarlo recomiendan no incorporarse al trabajo recién aterrizados de un viaje, ni un lunes. Mejor hacerlo entre semana, asumiendo un volumen de trabajo realista, favoreciendo el buen ambiente en la oficina y sin llevarse kilos de faena a casa. Parece obvia esa necesidad de acostumbrar, cuanto antes, cuerpo y mente a que los días de siesta y playa pertenecen al pasado y que toca volver a arrimar el hombro. Así bien, asumámoslo y no lloriqueemos: hemos renovado aires y descansado, el clima todavía acompaña y con suerte nos hemos hasta bronceado. Ahora estamos en septiembre, un mes perfecto para coger el toro por los cuernos y volver a empezar.

Septiembre, momento de planificar y volver a empezar tras las vacaciones de verano.

Porque el año tiene dos comienzos, ¿lo sabías? El primero, el oficial, está fechado el 1 de enero y es el que realmente pone a cero el contador. Con el atragantón de uvas llegan los grandes propósitos —personales, profesionales, deportivos, alimenticios, ahorrativos, etc.— que nos llenan de optimismo y autoconfianza. Desafortunadamente, a medida que pasan los meses tienden a diluirse hasta quedarse olvidados en el camino. La rutina los aplasta y la falta de perspectiva hace que pierdan importancia. Es por ese motivo que existe un segundo comienzo: el restart de septiembre. La vuelta a la normalidad tras las vacaciones nos brinda una segunda oportunidad para apuntalar esos buenos propósitos, para sacarles brillo y recuperar el interés por perseguirlos. A continuación, algunas ideas —todas relativas al trabajo inmobiliario, entiéndase, no somos quién para opinar sobre tu frecuencia de asistencia al gimnasio—. Ready? Go!

Organización y limpieza

Si las vacaciones te han limpiado la mente, como seguro era intención, volverás con la necesidad de adaptar tu espacio de trabajo a esta renovada energía. Deshazte de todo aquello que no aporte valor, de los papeles que acumulas sin criterio, de los 300 bolígrafos gastados, de los post-its con notas caducadas. Ordena el escritorio de tu ordenador y elimina documentos inútiles que no hacen más que ocupar memoria. Quédate con lo estrictamente necesario. No dupliques. Menos es más. Siempre.

El orden y la limpieza son fundamentales en el trabajo. Septiembre es el mes ideal para ponerlo todo a punto.

Planifica a corto y a medio plazo

Con la mente y el espacio limpios es momento de planificar. Y para ello septiembre es ideal porque abre el último periodo del año. Te permite poner la mirada, como mínimo en diciembre, y empezar a vislumbrar un 2019 que asoma tras la esquina. De esta manera, trata de definir qué expectativas tienes hasta final de año. Hazlo con ambición y realismo a partes iguales.

Márcate objetivos y no dejes que, esta vez, se diluyan

Planificar, como concepto, puede sonar ambiguo. El reto pasa por aterrizar esos grandes planes en objetivos tangibles. Y es que no hay nada más desmoralizador que trabajar sin una meta clara. En muchos entornos de trabajo la dirección define unos objetivos que se trasladan a la plantilla. Pero a veces, eres tú mismo quien debe establecerse sus propias metas en un ejercicio de motivación y de eficacia. Incluso cuando esos objetivos ya vienen definidos desde arriba, es positivo que tú también los deglutas y raciones para hacerlos abordables. Ya tienes el qué; solo te falta el cómo.

Incorpora innovación a tu día a día

De tu lado tienes la experiencia y la actitud —recordemos que la depresión posvacacional ha quedado descartada—, con lo que una buena parte del listado de elementos necesarios para ese restart tiene un check a su derecha. Buen trabajo. Para terminar de prepararte en esta puesta a punto posestival te sugerimos la incorporación de una dosis de innovación a tu trabajo. Siempre hay una manera más operativa, ágil y, por lo tanto, rentable de hacer las cosas. La cuestión es no desoírla, sino aprovecharla en tu propio beneficio. Como hacen los osados, los pioneros. Como hacen quienes buscan aliados para que sus propósitos profesionales no pierdan lustre entre enero y diciembre.

Solicita una demo aquí y empieza este nuevo comienzo del año utilizando Betterplace.

Feliz restart. Ya es septiembre.

El mes de septiembre es perfecto para planificarse y volver a empezar.

 

¿Te ha gustado este post? ¡Pues no te pierdas ninguno!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post.