Radiografía de la empresa ‘proptech’: así se gesta el cambio

Radiografía de la empresa ‘proptech’: así se gesta el cambio
21 febrero, 2018 Betterplace
In Trends
Una completa mirada al sector proptech: vivo y en alza.

Acrónimo de Property y Technology, proptech es, en otras palabras, la aplicación de la tecnología al sector inmobiliario. En su corta vida ya ha atravesado diferentes ciclos y transformado procesos externos e internos. Un boom que ya prácticamente nadie ignora y que promete mantenerse en lo más alto de la innovación empresarial.

Proptech, Smart Prop, Real Estate Technology… Términos que comparten significado y definen una realidad en pleno auge y expansión. El proptech surge en Reino Unido pero en seguida se contagia y llega a otros países, entre ellos, España. ¿Por qué se propaga con tanta rapidez? Por un lado, por los cambios en el ritmo de vida, que exigen inmediatez, flexibilidad y transparencia tanto en los entornos personales como en los profesionales. Por otro, a raíz de la explosión de la sociedad de la información que ha propiciado la democratización de la creación y distribución de los contenidos y los datos. Y, por último, por una demanda latente que se gesta y explota en el sector inmobiliario. Un sector que tradicionalmente ha sido reacio al cambio pero que sorprendentemente y de forma natural ha favorecido el nacimiento de un nuevo ecosistema rico, diverso y profundamente transformador.

Red tecnológica que evidencia las sinergías creadas en el ecosistema proptech.

El sector de las mil caras

La diversidad es seña de identidad del proptech. Un prisma heterogéneo integrado por categorías vivas y complementarias —realidad virtual, Internet de las cosas, inteligencia artificial, Big Data…— que, solo en España, aglutina casi 200 start-ups. Estas compañías, casi todas jóvenes, contribuyen desde sus distintas ópticas a revolucionar una industria que hasta hace bien poco carecía de un interés manifiesto por la tecnología.

¿Cómo son las empresas que configuran el entorno proptech nacional? ¿Qué estructuras las conforman? Identificamos diferentes tendencias o áreas de expertise dentro de este núcleo activo y creciente. La más numerosa es el Marketplace, que engloba desde los portales más asentados a las nuevas propuestas nicho. El segundo escalón del pódium lo ocupa el Peer to Peer, capaz de crear conexiones para facilitar los procesos tanto de venta como de alquiler. En tercer lugar encontramos el Big Data, industria diversa y en expansión que aglutina todas aquellas start-ups que se enfocan hacia la recogida y el análisis de datos. 

La gran mayoría de estas empresas son de reciente formación: se han constituido en los últimos cuatro años. Suelen ser, también, estructuras de pequeña envergadura: más de la mitad de estas empresas cuentan con menos de 11 empleados. Su desarrollo es, así, progresivo, controlado y más cualitativo que cuantitativo.

La era proptech 1.0 estuvo marcada por el auge de los portales inmobiliarios, emblema de la tecnología inmobiliaria.

Un crecimiento acelerado

Aunque estamos aún ante una realidad joven, ya se han sucedido diferentes etapas o ciclos vitales que han acelerado la madurez del sector y la asunción de cambios estructurales por parte de creadores y usuarios.

  • Proptech 1.0., el origen de todo

Hay quien sostiene que los primeros proyectos considerados proptech se dieron, incluso, en la era preinternet. A principios de los 80 se empezaron a realizar estudios e índices inmobiliarios que se comercializaban a inversores, entidades financieras y promotoras. Se generaban a través de sistemas de software cerrados que carecían de funcionalidades colaborativas pero que supieron dar el salto a la red en cuanto internet surgió y comenzó a popularizarse. Fueron, de hecho, la semilla de lo que vino después: los primeros portales inmobiliarios que, con el fin de dotar de transparencia y autonomía al mercado, se erigieron protagonistas de esta primera era.

  • Proptech 2.0., adiós a las viejas mecánicas

Si la primera etapa se centró en la ayuda al gerente o propietario, el proptech 2.0 se configura en torno a un universo de ideas capaz de dar la vuelta a los procesos de trabajo tradicionales y de apoyar no solo a la dirección sino a todos los estratos de la empresa. Ya no se persigue tanto transformar el qué; ahora toca darle la vuelta al cómo. Así, la analítica, la inteligencia o la eficiencia permean las dinámicas cotidianas y se convierten en emblemas de una revolución multifaceta en la que aún estamos inmersos. Las soluciones, en este contexto, son cada vez más dispares pero, al mismo tiempo, más ricas y complementarias. A pesar de sus diferencias, todas ellas comparten una vocación colaborativa y responden a un mantra: “la información es útil cuando se transmite y se comparte”. La optimización de los procesos internos, la gestión eficiente de los recursos y la generación de lazos estables entre la industria tradicional y las start-ups son algunas de las principales conquistas de esta segunda generación.

  • Proptech 3.0., sin intermediarios

En esta revolución exprés del panorama inmobiliario, una nueva oleada ya asoma y parece venir marcada por una tecnología estrella: el blockchain. Información descentralizada, seguridad y transparencia. Rasgos que terminarán, a medio plazo, de modelar un panorama que ha madurado en tiempo récord.

El ecosistema proptech promete seguir asentándose y creciendo a gran velocidad.

 

¿Te ha gustado este post? ¡Pues no te pierdas ninguno!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe una notificación cuando publiquemos un nuevo post.