Tips para franquicias: hacia un modelo de éxito

Tips para franquicias: hacia un modelo de éxito
6 junio, 2018 Betterplace
In Tips
Hoy repasamos los principales errores de las franquicias y cómo resolverlos con Betterplace.

Llegar, crecer y mantenerse: los principales objetivos y la razón de ser de la franquicia. Pero en el camino hacia el crecimiento entran en juego multitud de factores que pueden actuar como piedras en el camino y convertir un éxito en fracaso. Por eso es fundamental adelantarse e identificar las dificultades o problemas más frecuentes para, así, evitarlos… y triunfar.

Entrar a formar parte del mundo de la franquicia no es tarea fácil. Ni como franquiciado, ni tampoco como franquiciador. Cada rol entraña sus riesgos, sus miedos y sus inseguridades. En un entorno empresarial altamente competitivo, las equivocaciones pueden ser una fuente de aprendizaje o, en el peor de los casos, la causa del fracaso. Conocer las experiencias de quienes han pasado o están pasando por lo mismo, entender el porqué de las meteduras de pata del otro para prever y evitar las propias, es fundamental en un entorno no solo competitivo; también arduo y exigente. La prudencia y la cautela quizá sean los requisitos principales para entrar a formar parte de él sin salir escaldado. Y, junto a ellas, la previsión y la capacidad de aprendizaje.

Actores tan relevantes como las consultoras especializadas en franquicias saben mejor que nadie cuáles son las principales trabas a las que sus clientes se enfrentan y, también, cómo sortearlos. Hoy repasamos algunos tips ligados a errores frecuentes que es mejor conocer para evitar.

¡No sin mi target! Para una franquicia, como para cualquier negocio, resulta fundamental conocer quién es su público objetivo. Ser genérico o ambiguo en esta cuestión no funciona ya que, aun dirigiéndote a segmentos amplios, siempre va a haber un core target o público específico que va a ser más proclive a consumir tu producto o servicio. Y has de conocerlo en profundidad. La segmentación de perfiles, además, tiende a ser cada vez más cualitativa. Esto es: ya no es suficiente con ceñirse a factores como el género o la edad sino que variables como el poder adquisitivo, los intereses o la nacionalidad se convierten en determinantes. Una vez tengas claro cuál es tu público objetivo prioritario entenderás que no por ello vas a dejar fuera de tu estrategia y cartera de clientes a otros que, de forma más tangencial, consumen o pueden consumir tu producto. Es decir, aunque el público mayoritario de Ikea sean las parejas jóvenes, los matrimonios de mediana edad no quedan excluidos ni de la estrategia global, ni de las campañas ni, por supuesto, de las cajas de pago.

Para toda franquicia es fundamental conocer quién es su target o público objetivo.

¿Juridiqué? Crear una franquicia o unirse a ella entraña una serie de trámites de carácter legal que tienen que ver con contratos, documentación y, en algunos casos, resolución de conflictos. Es fundamental que conozcas estas cuestiones jurídicas en profundidad para no incurrir en problemas —¡y costes!— que puedan poner en peligro el negocio. Para ello asesórate y apóyate, bien en un despacho de abogados, bien en una consultoría que cubra esta necesidad básica para el buen crecimiento y evolución del negocio.

El marketing, un must. Hacer las cosas bien es tan importante como decirlo. En la era de lo social no basta con confiar en que tus clientes recomienden tu producto o servicio de forma natural sino que tienes que incidir en sus virtudes y trazar estrategias de comunicación depuradas que saquen brillo a los puntos fuertes y maquillen las carencias. Dispones para hacerlo de todo un abanico de medios convencionales —televisión, publicidad exterior, radio, televisión, prensa, etc.— que, si bien suelen entrañar costes medio-altos, pueden resultar muy útiles para negocios locales o sectores tradicionales. Asimismo, el ecosistema digital, cada vez más extenso, conectado y sofisticado, puede convertirse en tu campo más fértil a la hora de trabajar tu plan de marketing. ¿Las claves? Previsión, homogeneidad —determinante para las franquicias— y mentalidad estratégica. Habilita solo aquellos canales que vayas a poder alimentar y confía en perfiles especializados que dispongan del tiempo y el conocimiento.

El marketing, sobre todo digital, es fundamental para comunicar la fuerza y potencial de la franquicia.

Planifica, planifica y vuelve a planificar. La planificación es vital a todos los niveles. Planificar la comunicación, como veíamos en el punto anterior, es importante pero no lo es menos hacer lo propio con los suministros, los pagos, el personal o los ingresos. Presupuestar contando con imprevistos y establecer objetivos ambiciosos pero, al tiempo, realistas y medibles es fundamental para no incurrir en costes inesperados que puedan suponer desajustes notables en las cuentas de la empresa.

Expansión basada en datos. La estrategia de expansión de una franquicia es una de las más relevantes que esta tiene que abordar a lo largo de todo su ciclo de vida. Se trata, de alguna manera, de su fin último o leitmotiv: crecer y generar cada vez una red de franquiciados más tupida. Teniendo en cuenta que un elevado porcentaje de los negocios fracasa por ubicar erróneamente sus puntos de venta, resulta casi obligatorio estudiar en profundidad el terreno y justificar con datos cada una de las aperturas. En este contexto, Betterplace supone un paso adelante absolutamente disruptivo. Si bien la tecnología no puede garantizar al 100% el éxito porque siempre va a haber variables no medibles que inevitablemente condicionan el devenir de un punto de venta, sí permite reducir el riesgo al fracaso derivado de una mala ubicación.

Betterplace, la app Big Data que ayuda a la expansión de las franquicias.

Si tienes una franquicia y quieres hacerla crecer rápido pero con seguridad, Betterplace te ayuda a localizar en cualquier lugar de España a ese público objetivo que ya tienes identificado y a trazar una estrategia de expansión en torno a él que te permita ahorrar tiempo y costes en el proceso. Para saber más solicita una demo… ¡y a crecer!